Los propuestas de la Organización Internacional de Normalización (ISO) proveen criterios para que aquellos bienes y servicios producidos obtengan el mejor estándar; logro que requiere un compromiso permanente de todos los recursos institucionales.

Existe una importante cantidad de normas, variedad que facilita apuntalar un gran abanico de dimensiones organizacionales; ejemplos:
-Medioambiente y sostenibilidad (14001)
-Sistemas de gestión de la seguridad y salud en el trabajo (45001)
-Gestión de calidad (9001)
-Innovación y nuevas tecnologías (20000)
-Administración de proyectos (21500)

Desde ese contexto, tiene relevancia el hecho que, en la actualidad, los proyectos organizacionales tienden a la gestión integrada (www.isotools.org), que ofrece ventajas tales como: Disminución de duplicidades a la hora de establecer criterios o conceptos/ Armonización de criterios/ Simplificación de la estructura/ Menor esfuerzo de ejecución/ Integración de la comunicación/ Reducción de tiempos y costes.

Aquí parece pertinente aclarar que si bien la elaboración de proyectos ha sido durante mucho tiempo identificada con una actividad compleja, de rigor científico, progresivamente y desde distintos ámbitos se han propuesto alternativas que permiten hacer más amigables sus principios de cara a la resolución de problemas cotidianos, sin desmerecer el rol de técnicos altamente calificados para situaciones de complejidad. Un ejemplo de ello es la propuesta de los Programas Locales Participativos, destinados a convocar a distintos actores sociales, que dice: “Formular un proyecto es imaginar y ordenar los diferentes pasos de la acción futura con el objetivo de llegar a la situación deseada por medio de un conjunto de actividades ordenadas, con recursos determinados y dentro de un plazo definido. Para este tipo de emprendimientos, como los sociales, suelen considerarse pasos como los siguientes: Convocatoria a la comunidad/ Diagnóstico participativo/ Identificación y priorización de los problemas/ Esclarecimiento de las causas/ Elección de estrategias y actividades/ Listado de recursos disponibles/ Cálculo de presupuesto/ Otros (Ministerio de Salud de la Nación Argentina. 2006). 

Por último, recordamos que, en general, cada país tiene sus entidades especializadas. En nuestro medio se destaca, entre otros, el Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM), que desde 1935 ofrece asesoramiento.